viernes, 8 de febrero de 2008

La última clase de Randy Pausch

Hace unos días, hablando con un amigo, responsable de una larga y exitosa carrera en el mundo del activismo, le comentaba lo sorprendente que me parecía el antiamericanismo existente en esos ambientes. Le afirmaba que me parecía absurdo, por prejucioso, el odio a todo lo americano por el mero hecho de que Estados Unidos haya estado dirigido por neoliberales imperialistas en los últimos años. Igual de absurdo me parece cuando allí me dicen que todas las europeas llevan un mato grosso en los sobacos. El caso es que he tenido la suerte de conocer ese país de forma bastante profunda y sé lo buenos que son, y lo bien que hacen las cosas, cuando quieren. Incluso, diría que mejor que nadie. Es estupido pensar que todos los "yankees" son de derechas y más brutos que Bush. Un buen ejemplo de ello, y que viene al caso por distintos motivos, es Randy Pausch, del que tuve ocasión de conocer su trabajo cuando todavía estaba profesionalmente enredado en el mundo de los videojuegos. Hasta ahí todo estupendo. La parte mala es que Randy se muere de un cáncer de páncreas metastatizado. Incurable. Seguramente en pocas semanas os informemos de su muerte pero ahora es momento de varias reflexiones al hilo de la última gran acción de este personaje. Randy fue invitado por su universidad, Carnegie Mellon, a dar una clase final donde pudiera ofrecer su experiencia vital a otros. Normalmente, este tipo de clases las dan profesores a punto de jubilarse. En este caso la carga emocional de saber que, efectivamente, iba a ser su última clase convirtió el testimonio en algo de mucho más valor. Este profesor de informática decidió llamar su clase "Realmente lograr tus sueños de infancia" y habló de casi todo menos de informática.Desgracidamente, el vídeo de la clase está en inglés así que aquí os colgamos la transcripción, también en inglés pero que hará más fácil la comprensión. No tiene desperdicio sobre todo la última parte, verdaderamente emocionante, cuando Randy abraza a su mujer y le dedica toda su carrera.

Los que hayáis tenido el valor de verlo, enhorabuena por el esfuerzo pero seguro que ha valido la pena. Es información increíblemente útil. Pero lo importante para nosotros es la idea de que gracias a internet y, de forma totalmente gratutita, en poco más de una hora puedes adquirir la experiencia que a un tipo inteligente, brillante y divertido como Randy le ha llevado toda una vida. Internet permite la transmisión del conocimiento de forma prácticamente instantánea. Eso, necesariamente, tiene que hacer un futuro mejor. Por otra parte, este vídeo lleva ya más de 200 mil visitas, lo cual demuestra que no solo Paris Hilton tocando la flauta genera interés en las personas. De hecho, parece sensato decir que cuanta más gente vea la clase de Randy menos gente tendrá interés en conocer las extraordinarias facultades de la rica heredera con los instrumentos de viento. Es otra de las claves de internet, la información útil se extiende, gracias a la selección que los usuarios van haciendo, y cuando llega algo bueno, al estar tan bien escogido, suele ser muy bueno y por tanto más efectivo en el cambio personal. Es la parte más positiva de la viralidad y demuestra que internet no es solo contrabando de pornografía infantil. Es la democratización del conocimiento.

Para terminar, recordar que Randy es estadounidense, un profesor de universidad (6 de cada 7 votan democrata) y un ejemplo a seguir. Creo que puede ser una buena forma para, como dice Randy, poner un muro ante los prejuicios que tiene parte de la izquierda más combativa. Por otro lado, estoy más que seguro que a alguien tan divertido, inteligente y tolerante como Randy le encantaría tener cerca a alguien como el Doctor Montés ahora que encara la última fase de su enfermedad y también estoy seguro de que Randy, si conociese las declaraciones de Güemes, Lamela y compañía, tendría algo más ingenioso y divertido que decir que los insultos que nosotros nos guardamos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay que destacar también denro de las lecciones la serenidad ante la muerte. No es necesario el mecanismo de defensa que representa la otra vida (la religión) para aceptar el final.

ana isabel dijo...

un discurso magistral... y un final muy conmovedor. Consuela saber que existen personas así,y que internet es un medio que seguirá acercándonoslas cuando ya no estén.
Humildad, generosidad, entereza, simpatía, sabiduría... una bellísima lección.

Neti Atutiplén dijo...

Sí, Anita, es muy emocionante, además de una gran lección de vida. La pena va a ser que, dentro de bien poco, os tendremos que decir que Randy ya no está aunque, como dicen los budistas, quién logra que otra persona aprenda algo se hace eterno un poquito. Me da que Randy va a ser eterno a lo bestia. La Disney ha comprado el guión de su vida y van a hacer una peli lacrimógena en plan yankee. Por lo menos más gente sabrá de él. Lo prefiero a una posible biografía de Paris Hilton.