lunes, 25 de febrero de 2008

Debate Zapatero-Rajoy I: ¡qué tensión!

Casi nos pega un infarto. Con un formato de debate tan encorsetado las cosas han sido demasiado tensas, como ha sido la legislatura. Lo normal. Ha sido como meter a un pitbull y a una halcón peregrino en una lata de cerveza. Adivinad qué animal es Rajoy y cúal Zapatero. Van en orden. El formato ha tenido tanto protagonismo como los candidatos y eso no es demasiado bueno. Estaba todo medido como les gusta a los americanos y eso no permite un intercambio adecuado de ideas, y menos, si a alguno de los dos contendientes (o incluso a ambos) les da por la guerra de cifras o por usar el juego sucio cuando no el populismo más indecente y en esta parte nos mojamos. Rajoy se ha pasado varios pueblos en dos ocasiones pero sobre todo insultando al Presidente. Este señor tiene muchas ganas de perder las elecciones. Zapatero aburre a los muertos pero por lo menos ha tocado más de diez temas ofreciendo su visión y sus proyectos. Rajoy prácticamente ha utilizado todo su tiempo en pocos temas y para criticar la labor del gobierno sin dar alternativas. Lo peor de todo y que seguramente sea recordado como catástrofe en el mundo de la comunicación política, ha sido el discurso final de Rajoy con el rollo ese de la niña. Como mínimo se ha ganado el voto de ese partido de pederastas que quieren montar en Holanda. Le van a hacer socio número uno. Esperamos los chistes al respecto. Parece que las encuestas van indicando que ha ganado ZP, incluso en el abc. Curioso.

Desde Atutiplén nos gustaría un debate más basado en la reglas clásicas de la dialéctica y no en las reglas del marketing de Hollywood, aunque no podemos olvidar que las reglas del debate en Grecia funcionaban porque las partes respetaban las reglas, y ese respeto a esas reglas nunca se ponía en peligro. De ello dependía el debate mismo y las partes estaban dispuestas a jugar sus vidas por ello. Se puede conseguir.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hablando de virus que afectan la salud mental: el debate. Casi todos los medios planteandolo como un combate. ¡A ver quien gana! ¿Quien ha ganado? El triunfador ha sido... No se pregunta porque ídeas han sido las más progresistas o las más creibles, sino por el que machacó al otro con razones o con juego sucio. Eso se contagia y se hace síntoma en las personas que introyectan que lo importante es trasmitir la victoria y no los proyectos. Doctor Atutiplen

Anónimo dijo...

Ganar como sea. Las normas no se respetan. Las ideas son lo de menos. ¿Porqué no se pregunta quien tiene más créditos para ser el Presidente de este País?

F.J.Y.G. dijo...

Los chistes sobre la niña han empezado. Los que recomendaron semejante cursilada como fin de discurso no se han ganado el sueldo, pero quien aceptó el consejo es tan cursi como un debutante en su primera fiesta social.