lunes, 14 de enero de 2008

Virus de hoy

Estoy francamente preocupado por un virus que se propaga en la actualidad: aceptar no ya como normal, sino como legítimo, el tomarse la justicia por la mano de cada quien, el convertirse en justiciero, juez y verdugo. Después de muchos años de progreso en el ámbito del derecho, del respeto a los procedimientos, de avance del garantismo, de repente un anuncio de promoción de un canal de televisión de pago nos dice que uno de sus personajes estrella “mata sólo a quien se lo merece”, para presentarnos una serie televisiva que justifica -y fomenta la simpatía- a un policía psicópata que hace justamente aquello aunque, una vez vista, y disfrutada, la serie nos muestra como Dexter no deja de ser un asesino terrible pero esto, como el test de Rorschach, es cuestión de quién mira. Al menos a Harry se le calificaba como sucio; pero esto es la anécdota.

Estoy francamente preocupado de la propagación de ese virus, pero mucho más de la de la justificación teórica y práctica de la guerra preventiva, de la pervivencia de la tortura, incluso como excepción, de la mirada a otro lado porque así obtenemos información, de la comprensión de la existencia de Abu Ghraib o de Guatánamo, porque es un modo de luchar contra el terrorismo.



Esta es la categoría. No estamos de acuerdo con ello porque, a fin de cuentas, el mayor daño a la salud mental (y a la otra), es el que se hace a los presos sin juicio por temor a los malos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

De esos virus que afectan a la salud mental, que comentas los hay de numerosas especies; los hay violentos, los hay religiosos, los hay políticos. Y cuando se convierten en políticamente correctos ya han contagiado y comienzan su nueva andadura expansiva. Sigue en su localización, habrá quien te ayude a localizarlos. Para ello, ahí va una pista: se emite en alguna tertulia vespertina hortera (de huerta).

joako dijo...

Yo sigo la serie, y he de admitir que me entretiene, pero cada vez que este psicopata ejecuta su ley no puedo evitar un escalofrio.Es algo muy americano el buscar atajos para hacer justicia con mayusculas, en su tradición pesan cosas como el caso de "Saco y Banzzeti" en la realidad y peliculas como las de la serie de "harry", pero ¡OJO! ellos aunque tarde hacen su reflexión, aquí "prietas las filas y ni un paso atras", la mentira o la injusticia no se puede olvidar hay que mostrarla y reflexionarla, o si no seguiremos intentando "procesar a dictadores latinoamericanos" y con los nuestros aún montados a caballo y en las placas de las calles.
Perdón por irme del tema.
Joako