miércoles, 19 de diciembre de 2007

Experimentos, responsabilidad y cintas de vídeo

En los últimos días ha estado corriendo por la red una serie de links con vídeos de contenido escatológico. Preferimos no contar más. Como experimento, lo hemos mostrado a algunos amigos Atutiplén y hemos grabado sus reacciones. Aquí las tenéis, luego la reflexión.



Como habréis podido comprobar hay reacciones para todos los gustos pero con una tendencia hacia la pota muy acusada. Damos por hecho que hemos despertado vuestra curiosidad, pero esa de la que uno se siente inconscientemente avergonzado. Parece natural, pero también nos lo parece controlar esas emociones, desecharlas. Pero estudiemos el mecanismo de viralidad de este tipo de contenidos. Alguien en alguna parte del mundo graba una escena brutal y asquerosa se supone que por dinero, tanto actores como productores. Otro, no necesariamente relacionado con estos, cuelga el contenido en una página web, y la llena de links a páginas web porno y otros contenidos similares, con un claro ánimo lucrativo. A partir de este punto, un montón de internautas se van pasando la información a través de distintos sistemas (messengers, blogs, emails, etc). La información se va desparramando. A nosotros nos ha llegado por messenger con el típico "mira esto que vas a flipar". Vaya por delante que bajo ningún concepto vamos a dar la dirección y es aquí dónde queremos soltar nuestra reflexión. Creemos responsabilidad individual frenar la propagación de estos contenidos por muchos motivos. Por una parte, por que pensamos que es más positivo y eficiente enviar contenidos constructivos y positivos de esos que hacen el mundo mejor y, por otro, por que, de lo contrario, no será difícil que algún menor llegue a ver esas imágenes con el consiguiente compromiso de su evolución como persona. Es difícil frenar información de tipo "hoax" por que se necesitaría que la gente estuviera formada sobre un montón de temas pero sí parece sencillo enseñar a la gente a no pasar links tan obviamente peligrosos. También se podría aplicar a los videoclips de Bustamante, a la información sobre Paris Hilton y a todos los contenidos generados por Jiménez Losantos y adláteres, así para empezar. Pero no olvidemos nunca, y nos reiteramos, que al pasar esos links podemos estar contribuyendo a que algún niño lo vea, que se convierta en un psicópata de los que se bajan a todos los compañeros del cole con una metralleta y que tengamos que sufrir cosas que ya se están viendo en otras partes del planeta. A los que tengan curiosidad por ver el vídeo les invitamos a que se interesen por cosas más sanas como la lectura razonada y a que asistan a unos cuantos meses de psicoterapia. Seguro que tiene curación.

3 comentarios:

F.J.Y.G. psiquiatra dijo...

Des hace algun tiempo estoy trabajando en la propagación de elementos dañinos para la salud mental en la sociedad. Esto que comentaís es un "virus" a todos los efectos. Puesto en circulación, el único modo de cortar la epidemia es no reproducirlo; al menos uno de sus afluentes de diseminación queda obstruido. Por desgracia hay otros que n o pueden obturarse a tiempo.

Anónimo dijo...

Me anima sabe que hay personas que reflexionan de manera constructiva sobre este tema, como madre es algo que me angustia y que, en el fondo, no sé muy bien cómo afrontar.

Neti Atutiplén dijo...

Mil gracias por tu comentario y por el apoyo. En realidad, nadie garantiza que tus hijos no se vean expuestos a estas barbaridades/estupideces. Sin embargo, tú si que puedes garantizar darles a tus hijos todas las herramientas para que puedan tratar con estos temas, sobre todo, garantizar que sean responsables como para no querer ver el contenido de esos vídeos, y, si no fuera el caso, para que ellos mismo comprendan que son excepciones patológicas. Pero no lo olvides, la clave está tanto en ti como en ellos, que al final son los que eligen a sus amigos. Muchos besos.